google3839ff0a3ffdedbe.html] Dr. Julian Zilli | Experto en fístula y absceso anal

Absceso y Fístura Anorectal

Annal Abscess Fistula

Dentro del ano existe un sistema de 6 a 10 glándulas que de forma normal producen pequeñas cantidades de líquido. Cuando el orificio de salida de estas glándulas se obstruye, se pueden infectar y esto conduce al desarrollo de una cavidad llena de pus cerca del ano o recto.

 

¿Qué síntomas ocurren cuando hay un absceso anal?

Los abscesos superficiales se caracterizan por síntomas como enrojecimiento de la piel cercana al ano, aumento de volumen y dolor que puede estar bien localizado en el sitio afectado o puede ser un dolor o molestia inespecífica. Los abscesos profundos pueden tener síntomas inespecíficos como malestar o incomodidad durante la evacuación, dolor pélvico mal localizado, fiebre y malestar general, e inclusive como estreñimiento.

 

¿Qué es una fístula anal?

Por definición una fístula anal es un túnel o trayecto que conecta el interior del ano con la piel periférica al ano, y casi siempre el resultado de un absceso anal previo.

 

¿Por qué aparecen los abscesos en el ano?

En 9 de cada 10 personas que desarrollan un absceso anal no se logra identificar una causa desencadenante; podríamos considerar que es una cuestión de mala suerte. En el 10% de los pacientes, puede ser una manifestación de otras enfermedades como trastornos inflamatorios intestinales crónicos como la Enfermedad de Crohn, la Colitis Ulcerativa Crónica Inespecífica (CUCI), como consecuencia de golpes e incluso puede ser una manifestación de cáncer de recto.

 

¿Qué provoca que se forme una fìstula?

Después 4 a 6 semanas que el absceso ha sido drenado, un túnel de tejido inflamatorio puede persistir y conectar la glándula anal enferma con la piel cercana al ano o las nalgas donde se formó el absceso. Si esto ocurre, es característica una descarga constante de líquido o pus a través del orificio donde se presentó el drenaje de pus de forma inicial. El orificio de la piel puede sanar de forma prematura, lo cual conduce a una nueva obstrucción a la salida de líquido y como consecuencia la formación de otro absceso.

 

¿Un absceso anal se convierte siempre en una fístula?

No; hasta el 70% de los abscesos que drenaron adecuadamente, pueden sanar por completo. En el 30% restante, hay factores individuales de cada paciente que favorecen una curación incompleta o defectuosa, como obesidad, diabetes mellitus, género masculino, uso de antiinflamatorios (antiinflamatorios comunes y/o corticoesteroides), inmunocompromiso (portadores del Virus de Inmunodeficiencia Humana, uso crónico de esteroides, quimio o radioterapia) tabaquismo y alcoholismo crónico. No obstante, hasta el momento no existe una forma de predecir cual paciente desarrollará una fístula.

 

¿Cuál es el tratamiento del absceso anal?

Idealmente siempre ser evaluado y tratado por un cirujano experto. Se debe realizar una herida en la piel para abrir el contenido del absceso y permitir la salida del tejido inflamatorio con lo cual se alivia el dolor y la inflamación. En ocasiones pueden ser drenados en el consultorio, aunque muchas veces es mejor realizarlo en una sala de operaciones. El uso de antibióticos para “madurar” o facilitar que el absceso abra espontáneamente es un recurso que no tiene buenos resultados, ya que el antibiótico no penetra la pared del absceso una vez que este ya se ha formado.

 

 

¿Cuál es el tratamiento de una fìstula anal?

La cirugía es necesaria para curar una fístula anal. A pesar que la cirugía de la fístula anal es un procedimiento sencillo, el potencial para que queden consecuencias o se desarrollen complicaciones no es despreciable, e idealmente debe ser practicada por un cirujano coloproctólogo. La cirugía consiste en abrir el túnel que conecta el ano con la piel perianal, y en muchas ocasiones requiere que se corte una porción de los esfínteres anales (o músculos de la continencia fecal), para permitir el drenaje adecuado de los líquidos inflamatorios y permitir la cicatrización de la herida. Las heridas no se suturan por el alto riesgo de desarrollar una nueva infección. La mayoría de las cirugías por fístula anal pueden realizarse como un procedimiento ambulatorio.

 

¿En cuánto tiempo me puedo incorporar a mis actividades normales después una cirugía por absceso o fístula anal?

Cada persona es distinta, sin embargo se considera que después de una semana los síntomas relacionados al procedimiento son mínimos, y se pueden realizar las actividades diarias sin mayor problema, siempre y cuando se lleven a cabo las medidas de cuidado posoperatorios recomendados por tu cirujano experto.

 

¿Es posible que después de la cirugía forme un nuevo absceso o fístula?

Si la cicatrización es adecuada, la probabilidad de recurrencia es mínima. Sin embargo, es muy importante tener un seguimiento  con tu cirujano para identificar oportunamente cualquier complicación o retraso en la cicatrización.

 

¿Qué es un cirujano coloproctólogo certificado?

Es un cirujano experto en el tratamiento quirúrgico y no quirúrgico de las enfermedades relacionadas con el colon, recto y el ano. Es un profesional que ha completado una formación académica y un entrenamiento avanzado de las enfermedades con origen coloproctológico, además de tener una formación académica completa como cirujano general. Está capacitado para tratar enfermedades benignas y malignas (cáncer), realizar estudios de diagnóstico, y brindar tratamiento operatorio cuando es necesario.